Inicio » Noticias

Un nuevo estudio científico rediseña el árbol genealógico de los dinosaurios

23 marzo 2017 Sin Comentarios

Fuente: lainformacion.com

Los primeros dinosaurios eran pequeños, caminaban sobre dos patas, eran omnívoros, tenían metatarsos en la espalda, manos prensiles, y probablemente, plumas. Investigadores de la Universidad de Cambridge han llegado a esa conclusión después de estudiar 74 grupos taxonómicos de dinosaurios y analizar 457 características que indicaran similitudes y diferencias entre ellos. Los resultados reagrupan los dos principales grupos de la especie y, si confirmados, significarían reescribir el árbol genealógico de los reptiles.

Más de un siglo de teoría sobre la historia evolutiva de los dinosaurios ha cambiado completamente tras la publicación de nuevas investigaciones de científicos de la Universidad de Cambridge y el Museo de Historia Natural de Londres, en Reino Unido. Su trabajo sugiere que los grupos familiares necesitan reordenarse, redefinirse y renombrarse, además de que los dinosaurios pueden haberse originado en el hemisferio norte más que el sur, como se creía hasta ahora.

El trabajo de Baron y sus compañeros destaca las características que supusieron ventajas evolutivas para los dinosaurios. Ellos sostienen que las manos grandes y prensiles de los primeros ejemplares serían una condición ancestral que les permitían sujetar la comida, lo que les dio primacía sobre los demás reptiles de la época.

El hecho de que no fuesen selectivos en su alimentación también supuso una ventaja: los grupos posteriores pudieron especializarse más fácilmente como carnívoros o herbívoros, una vez que los dientes necesarios para esas dos estrategias alimentarias ya estaban presentes en los primeros dinosaurios. “Cuando piensas en lo duro que era el mundo durante el período Triásico, es fácil llegar a la conclusión de que esa característica les ayudó a sobrevivir”, dice Baron.

Durante 130 años, los paleontólogos han estado trabajando con un sistema de clasificación en el que las especies de dinosaurios se han colocado en dos categorías distintas: Ornithischia y Saurischia. Pero ahora, después de un cuidadoso análisis de docenas de esqueletos fósiles y decenas de miles de características anatómicas, los investigadores han llegado a la conclusión de que estos grupos familiares largamente aceptados pueden estar equivocados y que los nombres tradicionales necesitan ser completamente cambiados.

La clasificación de los dinosaurios se remonta a la época victoriana. Los dinosaurios fueron reconocidos por primera vez como un grupo único de reptiles fósiles en 1842 como resultado del trabajo del anatomista Richard Owen, quien más tarde fue a fundar el Museo de Historia Natural en Londres.

Durante las décadas siguientes, varias especies fueron nombradas a medida que se encontraban e identificaba más y más fósiles. Durante la segunda mitad del siglo XIX se comprendió que los dinosaurios eran anatómicamente diversos y se trató de clasificarlos en grupos que compartían características particulares.

Fue Harry Govier Seeley, un paleontólogo formado en Cambridge bajo el renombrado geólogo Adam Sedgwick, quien determinó que los dinosaurios se podían clasificar perfectamente en dos grupos distintos, o clados; Saurischia u Ornithischia. Esta clasificación se basó en la disposición de los huesos de la cadera de las criaturas y en particular si mostraban un patrón parecido a un lagarto (Saurischia) o un pájaro (Ornithischia).

A medida que se describían más dinosaurios, quedó claro que había tres linajes distintos; Ornithischia, Sauropodomorpha y Theropoda. En 1887, Seeley colocó los Sauropodomorpha (que incluían los grandes dinosaurios “clásicos” como Diplodocus y Brontosaurus) junto con los Theropoda (entre los que estaba el T. Rex), en el Saurischia. Al principio se pensó que los Ornithischia y Saurischia no estaban relacionados, cada uno teniendo un diverso sistema de antepasados, pero un estudio más tardío demostró que todos evolucionaron de un solo antepasado común.

Los dinosaurios surgieron en ambos hemisferios

Este nuevo análisis de los dinosaurios y sus parientes cercanos, publicado este miércoles en la revista Nature, concluye que los Ornithischia necesitan ser agrupados con los terópodos, con exclusión de los Sauropodomorpha. Durante mucho tiempo se sabe que los pájaros (obviamente con sus caderas similares a las de los pájaros) evolucionaron de dinosaurios Theropoda (con sus caderas como las de los lagartos). Sin embargo, el reagrupamiento de los dinosaurios propuesto en este trabajo demuestra que tanto los Ornithischia como los Theropoda tenían potencial para desarrollar una disposición de la cadera como la de las aves, como hicieron diversas veces en su historia.

“Cuando comenzamos nuestro análisis, nos desconcertó por qué algunos Ornithischia antiguos parecían anatómicamente similares a los Theropoda. Nuestro estudio reciente sugirió que estos dos grupos eran en realidad parte del mismo clado. Esta conclusión llegó como un gran bombazo, ya que iba en contra de todo lo que habíamos aprendido”, explica el autor principal del análisis, Matthew Baron, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Cambridge.

“Los Theropoda carnívoros estaban más estrechamente relacionados con los Ornithischia herbívoros y, además, algunos animales, como el Diplodocus, quedarían fuera del grupo tradicional que llamábamos dinosaurios, lo que significaba que tendríamos que cambiar la definición de dinosaurio para asegurarnos de que, en el futuro, el Diplodocus y sus parientes cercanos puedan clasificarse como dinosaurios”, añade.

El grupo revisado de Ornithischia y Theropoda se ha llamado Ornithoscelida, reviviendo un nombre acuñado originalmente por el biólogo evolutivo Thomas Henry Huxley en 1870. El coautor David Norman, de la Universidad de Cambridge, dice: “Las repercusiones de esta investigación son sorprendentes y profundas: los dinosaurios aves, que a menudo se consideraban que tenían nombres paradójicos porque parecían no tener nada que ver con los orígenes de las aves, ahora están firmemente unidos a la ascendencia de las aves vivas“.

Y añade: “Durante 130 años, los paleontólogos han considerado la filogenia de los dinosaurios de cierta manera. Nuestra investigación indica que necesitan volver a mirar la historia evolutiva de estas criaturas. Esto es simplemente ciencia en acción. Se sacan conclusiones de un cuerpo de evidencia y luego nuevos datos o teorías se presentan y repentinamente hay que reconsiderar y adaptar el pensamiento. Todos los libros de texto principales que cubran el tema de la evolución de los vertebrados necesitarán reescribirse si nuestra sugerencia sobrevive al escrutinio académico”.

Mientras analizó el árbol de la familia de los dinosaurios, el equipo llegó a otra conclusión inesperada. Durante muchos años, se pensó que los dinosaurios se originaron en el hemisferio sur en el antiguo continente conocido como Gondwana porque los fósiles de dinosaurios más antiguos han sido recuperados de América del Sur, sugiriendo que los dinosaurios más antiguos se originaron allí. Pero como resultado de un reexamen de los taxones clave, ahora se cree que pudieron surgir con la misma facilidad en la masa terrestre del norte conocida como Laurasia, aunque hay que recordar que los continentes estaban mucho más juntos en este momento.

Otro de los investigadores que participaron en este trabajo, el profesor Paul Barrett, del Museo de Historia Natural, concluye: “Este estudio rediseña radicalmente el árbol genealógico de dinosaurios, proporcionando un nuevo marco para desentrañar la evolución de sus características clave, la biología y la distribución a través del tiempo. Si estamos en lo cierto, se explican muchas inconsistencias previas existentes en nuestro conocimiento de la anatomía y las relaciones de los dinosaurios y también pone de relieve varias preguntas nuevas relacionadas con el ritmo y el entorno geográfico de los orígenes de los dinosaurios”.

Referencia bibliográfica:
Baron MG, Norman DB, Barrett PM (2017) A new hypothesis of dinosaur relationships and early dinosaur evolution. Nature 543: 501–506. doi: 10.1038/nature21700.